LA (MOMENTÁNEA) PAUSA DEL DÓLAR EN CHILE




LA (MOMENTÁNEA) PAUSA DEL DÓLAR EN CHILE
Publicada el: 28/09/2017

Ya es parte del consenso: el dólar en Chile sobrereaccionó y alcanzó niveles de $613, con lo que llegó a ser la moneda que más se apreció frente al billete verde en el mundo. Y, en ese movimiento, hubo dos factores importantes. Un cobre que se mantenía sobre US$3,12, y las recientes licitaciones de bonos de Tesorería (por US$1.865 millones), donde se previó, dado lo ocurrido anteriormente, que habría apetito por estos activos, con lo que ingresarían dólares que pasarían a pesos. Pero estos papeles no se vendieron: la licitación fue a un plazo largo, y a una tasa que el mercado no encontró atractiva, por lo que fue declarada desierta. El ministerio de Hacienda apostó así por una segunda licitación, por la mitad del monto, pero la historia se repitió.

Las perspectivas de un mayor flujo de dólares en el mercado local se dieron, además, en línea con una moneda que se venía debilitando a nivel global, con el euro que superaba el nivel de US$1,2.

De ahí que a estas alturas un dólar a $613 pueda parecer un espejismo. Pero no lo es: estamos en medio de un cambio de ciclo para la moneda estadounidense que nos llevaría a buscar nuevos mínimos en el futuro.

Sin embargo, descarte aquello en el muy corto plazo. Se vienen las elecciones presidenciales en Chile, las que generarán tensiones, y existen otros factores que permitirán mantener por un tiempo al dólar en estos niveles.

Uno de ellos es que, con el fin de mes y de trimestre, las empresas locales que no habían comprado dólares (tentadas en parte por la profecía de que éste no pararía de caer), han tenido que adecuarse al deadline y empujar la demanda. Además, entre medio, tuvimos la reunión de la Fed de septiembre, donde el organismo fue más hawkish (alcista) de lo previsto, llevando la probabilidad de un alza de tasas en diciembre desde 30% a más de 70% (de manera incomprensible, el mercado no creía en las tres alzas que prometió la entidad para este año). Junto a ello, pasamos de un cobre en US$3,16 a consolidarse en cerca de US$2,9, una baja considerable. Adicionalmente, aumentó el riesgo geopolítico entre EE.UU. y Corea del Norte.

Respecto a lo que viene, en las elecciones en Chile, el mercado tiene descontado que Sebastián Piñera ganará y los precios lo reflejan. Pero esto no es totalmente seguro. Ya tuvimos una gran sorpresa con Trump y lo mismo ocurrió con el Brexit. Está claro que habrá segunda vuelta y, dado que el voto es voluntario, puede que aparezca el temor entre los agentes. Esto tendería a depreciar al peso en noviembre y probablemente hasta la segunda vuelta de diciembre.

Así, espero que el dólar se mueva en este periodo en un rango de entre $625 y $645 (las actuales resistencias técnicas son $636 y $646). Pero ya entre diciembre y enero, podríamos verlo volviendo a la zona de $610, en la medida en que no se desate una guerra en el exterior y en caso de que Piñera resulte electo presidente.

Para nosotros es claro que el dólar viene en un proceso de vuelta. Este se situaba en $430 antes de la crisis subprime, en 2008, y saltó por varios años hasta llegar a $731. Lo que toca, ahora, es ver una divisa que se siga debilitando contra el resto de las monedas: euro, dólar australiano, etc. Esto, mientras en Chile las perspectivas económicas mejoran, con la gente paulatinamente sacando su dinero de instrumentos como depósitos a plazo, para empezar a invertir. La región también ve ciertas mejoras, con Argentina en un proceso de apertura al mercado, un Brasil que tocó piso, y con México destinando esfuerzos a su reconstrucción, lo que generará un efecto reactivador.

Así que, considerando el contexto de pausa, las caídas del dólar en estos meses serán oportunidades de compra, y si bien entre octubre y noviembre no lo veremos de vuelta en $613, sí lo haríamos a fines de diciembre y enero, donde debiésemos ir a buscar números en torno a $610 o incluso menos. ¿De qué va a depender? De que el cobre se mantenga en torno a estos niveles, que no haya conflicto bélico, y que resulte electo Sebastián Piñera.

En caso de que gane Alejandro Guillier, cambiaría el escenario: se postergarían decisiones de inversión local, podría subir el riesgo país y eventualmente se abriría la posibilidad de un nuevo recorte en la clasificación de riesgo de Chile. Las perspectivas de un mayor gasto fiscal podrían hacer que el inversor extranjero le exija una mayor prima por riesgo a los activos chilenos, lo que llevaría a una salida neta de dólares. Yo no espero que eso ocurra, pero si es así, nos iríamos hacia niveles de $660-$670.